Foto/Archivo
Economía

A 9 años de la reconversión, el “bolívar fuerte” perdió más que su valor

18 de Ene de 2017

Marby Moncada

(Caracas, 18 de enero de 2017).- Casi una década después de la eliminación de los tres ceros a la moneda venezolana, el bolívar es nuevamente objeto de modificaciones ante una crisis inflacionaria que denota tasas nunca vistas en la historia económica del país.

El bolívar fuerte (BsF) fue el nombre dado por el chavismo para la nueva escala monetaria de curso legal en Venezuela que se estableció el 1º de enero de 2008 y, que durante la etapa de transición circuló junto con la antigua familia de monedas y billetes por el plazo de un año. Con la medida se corrió tres ceros (000) a la izquierda del bolívar (Bs) que circuló desde 1879.

Ante la escalada de la inflación de entonces, el gobierno del presidente Hugo Chávez llevó adelante la reconversión monetaria para simplificar las cifras, las cuales alcanzaban cantidades en billones de bolívares. En 1996 ya se hablaba de quitarle dos (00) ceros al bolívar, pero el aumento de los precios durante los años siguientes hizo que la medida fuera más drástica. De no haberse llevado a cabo esta operación, Venezuela contaría hoy en día con un monto en su presupuesto que se contaría en trillones de bolívares.

“Le quitaremos tres ceros al bolívar, vamos a cambiar la escala. Con este cambio el país tendrá beneficios y volverá el real y la locha… Tendremos un bolívar fuerte y una economía fuerte”, dijo  Chávez en marzo de 2007.

Con la medida llevada a cabo por el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Ministerio de Finanzas se emitió un nuevo cono monetario con la inclusión de seis billetes y siete monedas, pero 9 años después, el “bolívar fuerte” es nuevamente objeto de modificaciones ante una nueva crisis inflacionaria que denota tasas nunca vistas en la historia económica del país. Con la incorporación de denominaciones más altas que las actuales, vuelven los “tres ceros”a los billetes venezolanos.

El lema de campaña del gobierno para convencer a los venezolanos de lo conveniente de esta operación monetaria en 2007: “El bolívar fuerte. Una economía fuerte. Un país fuerte”, pronto se convirtió en motivo de burla entre los venezolanos al calificarlo como el “bolívar débil”.

Poco tiempo después la moneda venezolana se debilitó ante el constante incremento de la inflación, impulsada por años de control de precios y de cambio, por el alza desmedida del gasto público, por el desorden monetario con la aprobación del Fonden y el otorgamiento de financiamiento por parte del BCV a Pdvsa, la caída de la producción interna y la escasez.

Nuevamente el gobierno se ve obligado a modificar el cono monetario y viene a ser una consecuencia de los malos indicadores macroeconómicos que muestra Venezuela en los últimos años. A pesar de no contarse con datos oficiales de 2016, las estimaciones de organismos multilaterales, bancos de inversión y consultoras económicas locales,hablan de una tasa de inflación de entre 400% a 700% y una caída de la economía de entre 10% y 12%.

Durante 2008, año en que se puso en marcha la reconversión monetaria, los precios cerraron en 30,9% tras un alza de 22,5% en 2007, mientras que la actividad económica finalizó en 5,3% luego de un crecimiento de 8,8%.

En esa oportunidad los analistas advirtieron que la aplicación del nuevo cono monetario generaría presiones inflacionarias, si no se acompañaba de un programa macroeconómico completo para atacar los principales problemas del país.

El panorama económico de este comienzo de 2017 luce casi igual al del 1º de enero de 2008 ya que no existe un plan integral para llevar adelante la incorporación de billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares. Pero esta vez impera en el país la falta de planificación del gobierno para la entrada de las nuevas piezas; la escasez de billetes de Bs 100; los problemas en la plataforma tecnológica de los bancos, en sus puntos de venta y en cajeros automáticos.

El temor de muchos es que la medida decretada por el presidente Nicolás Maduro no resolverá el principal problema del país: la inflación, la cual ha llevado a un gran porcentaje de la población a la pobreza. De hecho ya existen proyecciones para la variación de precios que la colocan en 2017 en una tasa de 4 dígitos.

Para no cerrar esta nota con un sabor amargo, decidimos darle un toque de jocosidad al asunto. De lo que si se puede estar seguro es que si hoy en día se estuviera transmitiendo “Radio Rochela”, uno de los programas más conocidos y recordados de la televisión venezolana, se podría asegurar que tendríamos un sketch muy similar al que produjo hace casi 10 años y en el cual presagiaba la escalada indetenible de la inflación.

Con información de El Estímulo

¿Qué opinas?

Loading...

Lo más visto

Clasificados

Ultimos articulos del autor

Noticias relacionadas

Lo más visto