Las relaciones entre Venezuela y la ONU se encuentran quebrantadas pese a que el Gobierno nacional logró entrar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
Internacionales

¿Pueden la ONU y EEUU intervenir en Venezuela?

23 de Abr de 2016

Luis E. Mendoza R. / @MendozasWork

(Caracas, 23 de abril de 2016. Notiglobal).- Pese a formar parte del Consejo de Seguridad, las relaciones entre Venezuela y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se encuentran quebrantadas.

El comunicado del organismo internacional mostrando su decepción por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de declarar inconstitucional la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional (AN), ocupado en su mayoría por diputados de la oposición venezolana, tan solo cuatro días después de que el presidente de la República, Nicolás Maduro, llamara a la Sala Constitucional a una interpretación de la norma, la cual aseguró "jamás" sería aprobada, abrió un nuevo capítulo en las diferencias bilaterales.

"Estamos muy, muy decepcionados por la decisión del Tribunal Supremo, sobre todo teniendo en cuenta que el Gobierno venezolano nos solicitó nuestra opinión legal y nosotros respondimos que en general estaba en conformidad con los estándares de derechos humanos", manifestó recientemente la portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, citada por la agencia Efe.

Para la comisión de la ONU, dicho estatuto "pudo haber servido como base para un camino hacia el diálogo y la reconciliación" en un país del cual están "preocupados" por la falta de independencia del sistema judicial del Estado.

"Hemos mostrado nuestra preocupación respecto a la independencia del estamento judicial venezolano en reiteradas ocasiones. El año pasado el Comité de Derechos Humanos destacó la necesidad de una reforma profunda del sistema judicial para garantizar su independencia del Gobierno y de cualquier grupo político", declaró Shamdasani.

Inmediatamente, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, fustigó las declaraciones de la ONU por avalar "la ley de amnesia criminal de Venezuela".

La canciller lamentó que el Alto Comisionado "haya desatendido la doctrina internacional en materia de amnistía para complacer a la derecha venezolana".

Posteriormente, el Gobierno venezolano fue mucho más allá y consignó ante la organización, en Ginebra, la sentencia del TSJ sobre la polémica ley. Donde el representante permanente de Venezuela ante la ONU, el embajador Jorge Valero, manifestó nuevamente el malestar del Ejecutivo ante la declaración de la organización.

Para Valero es "preocupante" que el Alto Comisionado haya desconocido con su pronunciamiento, la doctrina fijada por su oficina en el documento sobre Amnistías del año 2009, en la cual se indica que los funcionarios de las Naciones Unidas "no deben estimular ni condonar jamás las amnistías que impidan el enjuiciamiento de los responsables de crímenes graves de derecho internacional, como los crímenes de guerra, el genocidio y los crímenes de lesa humanidad, o de violaciones graves de derechos humanos".

Valoración y moralidad

Canciller venezolana, Delcy Rodríguez

El malestar de Venezuela ante el comunicado de la ONU podría estar fundamentado en que existen competencias de orden interno que el país no puede delegar a factores externos, como lo es el caso de la justicia, según explica el periodista e internacionalista Julián Rivas.

"Hay obligaciones del país con relación a su convivencia interna que no afecte a los vecinos o a la comunidad internacional, pero a la vez hay competencias de orden interno que el país no las puede delegar a factores externos, como por ejemplo la definición de la justicia, los elementos básicos, el castigo al delito. Esos son aspectos que son partes de nuestro ordenamiento jurídico y así debe ser entendido", señala Rivas.

El analista internacional indica que lo ocurrido se debe a que "hay un problema de valoración y juicio interesado por parte de las grandes potencias que dominan a las Naciones Unidas", teniendo como raíz "la misma naturaleza antidemocrática de la ONU y de sus actores".

"Generalmente, los responsables políticos que actúan de manera ejecutiva al lado del secretario general de la ONU son fichas de Estados Unidos y de Europa. Esas son valoraciones que son parte de las maniobras de las grandes potencias, particularmente de EEUU", declara el experto.

Sin embargo, para el también internacionalista y abogado Rafael Hernández el pronunciamiento de las Naciones Unidas es una cuestión de "tipo moral" al no ser vinculante y por ende no ser obligatoria para el Estado.

Pese a ello, resalta que éste no carece de importancia pues la ONU es una organización con más de 120 países miembros. "Lo que puede verse es como una recomendación de tipo moral, que le están diciendo que se apeguen al Estado de derecho, pero no obliga a Venezuela a nada", afirma.

El papel a jugar

Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon

Aún así, para Hernández las Naciones Unidas podrían tener un papel mayor en la situación que se vive actualmente en el país ya que podrían proponer un punto de orden en la Asamblea general de la organización para hablar sobre el tema.

"Una de las cosas que habla la carta de las Naciones Unidas en sus principios es buscar la paz y la seguridad de los países miembros de la comunidad internacional, y que haya un solo poder en Venezuela no favorece en nada a nuestro país ni a ninguno de la comunidad latinoamericana ni del mundo, porque se están violando los principio de la división de poderes", destaca el internacionalista, agregando que "la paz viene dada por la intervención de los poderes, de sus decisiones sobre las cuestiones del diario vivir, lo que está pasando aquí en Venezuela que el Ejecutivo no quiere reconocer a la Asamblea, siendo la Asamblea un poder del mismo nivel, entonces las Naciones Unidas deberían pasar eso a su comisión de jurista para que den su opinión desde el punto de vista jurídico".

Sin embargo, el especialista Rivas se muestra pesimista en cuanto al rol que pueda jugar la ONU en la crisis venezolana.

Las Naciones Unidas "desde su nacimiento no han resuelto ningún gran problema de la humanidad, ni siquiera el caso de Timor-Lester, que fue un conflicto de Indonesia donde particularmente chocaron con Portugal y Brasil, que finalmente fue resuelto a partir de un referendo. No hay nada destacable, de verdad, quizá en algunos programas de asistencia humanitaria donde se concertan a naciones en campos de la ciencia, la salud, la educación, pero cuando vamos al rol político la ONU ha quedado muy mal parada, y la situación de Venezuela no es grave en comparación a otros en donde la organización no ha tenido respuesta, como el caso Palestina, el conflicto en el Medio Oriente o la descolonización de muchos pueblos".

El experto subraya que "partir de que la ONU es santa palabra, y sobre todo sus actores políticos que son funcionarios del secretario general de Naciones Unidas y a su vez provienen de cancillerías de países de Europa y Norteamérica, es una situación que hay que verla como es: como posiciones parcializadas que surgen del lobby y de intereses, porque eso es lo que actúan. Particularmente los lobbys han jugado un rol fundamental para tratar de ampliar lo máximo posible la situación de Venezuela como una situación de emergencia y no lo es".

EEUU y su influencia

Presidente de EEUU, Barack Obama

Algo en lo que ha sido enfático el Gobierno nacional es a su permanente alerta a una posible intervención militar de Washington en el país, en especial desde que el 9 de marzo de 2015 el presidente de EEUU, Barack Obama, firmara un decreto donde calificaba a Venezuela de "amenaza para la seguridad interna" de su país, mismo que fue renovado el pasado 8 de marzo.

Esta posible intervención de la Casa Blanca sobre Venezuela es calificadoa de "grave error" por parte del analista Julián Rivas, aunque no descarta que exista la posibilidad.

"Una intervención de EEUU a Venezuela sería inmoral y los pueblos reaccionarían. Realmente pretender extorsionar al país con amenazas de intervención es una situación muy grave pero que en todo caso demuestra torpeza y manejo absurdo porque de la misma manera podríamos preguntar, si fuera el caso aunque no es lo deseable, ¿por qué EEUU no ve la situación de México? Porque lo que hay es un juego ideológico y ya sabemos que las ideología hay intereses. Los venezolanos lo que tenemos que tener es paciencia, claridad de que nuestro interés nacional está por encima de los grupos y las clases que pudieran estar aliados a los EEUU", destaca Rivas.

Sin embargo, el internacionalista Rafael Hernández descarta la posibilidad de una intervención militar por parte de Washington asegurando que analizando la situación política actual a nivel global ya es probable que EEUU haya movido los hilos de la geopolítica en contra del Gobierno nacional de forma más sutil, sin necesidad de actuar militarmente.

"Si se analiza lo que está pasando ahorita en el mundo como la victoria de Mauricio Macri, en Argentina; el cada vez más posible juicio político a Dilma Rousseff, en Brasil; la derrota de Evo Morales donde le cortaron las alas al no permitirle la reelección, en Bolivia; se están dando políticas sutiles de lo que se conoce aquí como 'el imperio' que se hacen a través de un viso democrático y no invadiendo porque no es la manera correcta, y menos si estás proclamando la democracia en el mundo. Sería un error muy grande intervenir en Venezuela", recalca Hernández.

El internacionalista también hace alusión a los resultados de la reunión en Doha, donde Arabia Saudí y EEUU se opusieron a la congelación de la producción del petróleo, indicando que "eso demuestra que en la globalidad (Washington) está actuando sin la necesidad de meterse militarmente aquí".

¿Qué opinas?

Loading...

Lo más visto

Clasificados

Ultimos articulos del autor

Noticias relacionadas

Lo más visto