Venezolanos perciben al CNE como un organismo sin institucionalidad a disposición del Gobierno venezolano
Nacionales y política

Invalidación de firmas: ¿Táctica dilatoria a un posible revocatorio?

18 de Jun de 2016

Luis E. Mendoza R. / @MendozasWork

(Caracas, 18 de junio de 2016).- La posible convocatoria de un referendo revocatorio se ha convertido en la esperanza de muchos venezolanos que ven en la salida del presidente, Nicolás Maduro, la solución de la crisis generalizada que se profundiza diariamente en el país.

No obstante, luego de los esfuerzos que realizara la oposición venezolana encabezada por la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), mayoritaria en la Asamblea Nacional (AN), para llevar a cabo la recolección de firmas que activaría la primera fase del proceso revocatorio, el Consejo Nacional Electoral (CNE) inhabilitó la decisión de 594.271 ciudadanos, llamando a validar un total de 1.352.052 firmas, retrasando más la activación de la herramienta constitucional que podría sacar del Poder Ejecutivo al actual mandatario.

Pese a que esta decisión no desactiva la convocatoria refrendaria, porque se lograron recaudar y superar ampliamente el 1% de las firmas requeridas para la primera etapa del proceso, de seguro sí causó frustración dentro de una población ahogada dentro de tantas crisis.

"Que me invalidaran mi firma fue como una patada en el estómago. Me sentí bastante frustrado al saber que no puedo hacer nada para hacer escuchar mi voz en estos momentos tan desesperantes que vive mi país", exclama Enrique Ruiz, cuya firma aparece inhabilitada en el sistema del CNE por "no cumplir con uno o más criterios".

Ruiz asegura haber estampado su firma en una planilla que llevó uno de sus compañeros de trabajo a la oficina. "Me parece absurdo que haya sido invalidada cuando claramente cumplí con mi derecho", asevera Ruiz, quien además se muestra preocupado por la depresión que vive su país, y asegura que firmó porque quiere "salir de este agujero en el que estamos sumergido los venezolanos. Aquí no hay futuro ni para mí, ni para nadie".

"¿Qué le puedo ofrecer a mi hija en este país? ¡Nada! Ni siquiera puedo asegurarle que le compraré sus pañales cuando nazca, ni las vitaminas que necesita para desarrollarse de una manera apropiada ahora que está en el vientre de su madre. Y todo por culpa de un gobierno irresponsable e ineficiente que es incapaz de darle la oportunidad a sus ciudadanos de que puedan adquirir los insumos necesarios para vivir con la dignidad que tanto pregonaron desde un principio", exclama Ruiz, añadiendo que "¡Por eso firmé! Porque realmente quiero una vida y un país digno para mí, mi familia y mis compatriotas".

No se dan por vencidos

Personas firmando para el revocatorio

La frustración del joven es compartida por Leda Piñero, cuya cédula aparece como "no firmante". Según esta ciudadana, el hecho de que algunas firmas hayan desaparecido o aparezcan como invalidadas responde simplemente a "excusas del órgano electoral para quitarle importancia a la recolección de firmas para el revocatorio y retrasar el proceso, porque no quieren que el referendo se haga este año 2016 sino el año que viene".

A juicio de Piñero, el CNE no tiene "ningún tipo de credibilidad, ni representa a los venezolanos, ni mucho menos tiene institucionalidad". Aunque "lamentablemente" haya que recurrir a este organismo "porque de otra manera no se puede hacer ningún referendo o cualquier otra elección de cargo popular en Venezuela".

La ciudadana alega que "con todo lo que el CNE ha demostrado no queda otra cosa que pensar sino que es una excusa para dilatar el proceso revocatorio y restarle importancia".

Pese a todo, Piñero subraya que volvería a firmar si es necesario debido a que "en el momento en que está el país, no hay otra alternativa que hacer las cosas por los canales que brinda la Constitución. Independientemente de que aquí no haya Estado de derecho o la independencia de las instituciones, esa Constitución es a lo único a lo que uno puede apelar si se quiere un cambio". Asegurando que no le teme a aparecer en una futura nueva lista como la de Tascón.

Asimismo, la ciudadana Ginette González también aparece como "no firmante" en el sistema del órgano electoral. Para ella, esto es una situación "preocupante, porque yo firmé en el municipio Baruta, cerca de Valle Arriba, y en la planilla decía claramente los datos del estado y municipio donde yo voto, y cuando me fui a revisar en el CNE, una vez que la rectora señaló que se podía verificar, el resultado fue cédula no encontrada".

González apunta a que las opciones para que esto ocurriera pudieron ser que no contabilizaron su firma, o que su planilla se encontraba en el exceso que el secretario General de la MUD, Jesús "Chúo" Torrealba, aseguró no se había llevado porque habían muchísimas firmas, o que el CNE "desapareció" su firma, o que se perdió. "Pero entonces te quedas con la duda del por qué pasó eso y no hay una opción inmediata que te diga que puedas validarla, ni tienes una opción de decir yo firmé. Porque la opción que sale en el sistema de manera inmediata es la exclusión", agrega.

Al igual que Piñero, González resalta que volvería firmar y que, de hecho, lo hará en cuanto se active la segunda etapa del proceso donde se necesitan más de cuatro millones de firmas, puntualizando que ahora tendrá "mucho más cuidado" para que su firma no vuelva a caer en las invalidadas. Además, confía en que el proceso revocatorio sí se llevará a cabo este año. "Hay la voluntad política de parte de la oposición y creo que la voluntad ciudadana bien canalizada es básica para que haya una respuesta en los lapsos que deben ser".

Personajes públicos sin firma

La firma de la diputada Delsa Solorzano fue inavalidada

Sorprendentemente, entre las personas cuya firma no aparecen o simplemente fueron invalidadas aparecen personas conocidas por la opinión pública como el gobernador de Miranda, Henrique Capriles; la esposa del preso político y líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, Lilian Tintori; el presidente del partido Un Nuevo Tiempo, Enrique Márquez; la diputada opositora Delsa Solórzano, entre otros.

Solórzano asegura desconocer el por qué el ente electoral despareció su firma. "En mi planilla hay muchas más personas cuyas firmas sí fueron validadas. Hasta donde entiendo la única invalidada en mi planilla fue la mía. Nosotros tenemos certificados de que esa planilla se entregó ante el CNE y mi firma fue la única invalidada", expresa la dirigente.

Para la diputada esto sucede "porque el CNE funciona como la sección de organización del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) y no como el ente imparcial que debería ser. Están empeñados en retrasar el proceso refrendario para complacer las peticiones que han hecho Nicolás Maduro y su combo".

No obstante, Solórzano asegura que el referendo revocatorio sí se llevará a cabo para este año, estimando que sería para la última semana de octubre o la primera de noviembre.

"Para esta primera etapa necesitábamos alrededor de 190 mil firmas y el CNE ha reconocido como válidas más de un millón 300 mil. De modo que el referendo revocatorio no es solo una realidad sino además es un clamor popular", destaca la diputada.

Ganando tiempo

Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a la rectora del CNE, Tibisay Lucena

Según el analista político Oswaldo Ramírez, el hecho de que se le invalidaran las firmas a tantos personajes públicos, que evidentemente pertenecen al sector opositor al Gobierno venezolano, se puede deber a que se está tratando de generar una situación de mayor "crispación social".

Entre uno de los argumentos que presentó el CNE para inhabilitar varias firmas fue el hecho de que algunas personas firmaron lejos del estado donde está el colegio electoral donde están registrados. No obstante, el especialista afirma que "técnicamente" eso no es una razón válida debido a que "el reglamento de 2007 no establece que debes firmar en la misma circunscripción o al menos en una planilla exclusiva de una circunscripción determinada", por lo que a su juicio se puede estar ante la presencia "de diferentes artimañas que sacó el CNE de la chistera para tratar de retrasar un proceso o de efectivamente generar esa situación de desasosiego o de frustración" entre aquellos que ejercieron su derecho constitucional y no pueden verlo reflejado ahora.

En cuanto al proceso de validación de firmas, Ramírez manifiesta que "básicamente se le está poniendo una traba al elector porque si efectivamente el CNE, que tiene la capacidad técnica con las captahuellas las hubiese colocado para que ese proceso del 1% fuera automático, como va a ser ahorita con el proceso de validación de firmas, no hubiese la necesidad de un paso adicional".

Por ello, el experto destaca que se trata de una maniobra para ganar tiempo porque todo indica que el referendo revocatorio sí puede realizarse este año "y todas las tácticas dilatorias están buscando retrasar este hecho".

Por su parte, el politólogo José Rivas de Leone concuerda con Ramírez al indicar que el CNE está recurriendo "a tertulias de tecnicismos para desconocer la voluntad popular que corresponde específicamente al ejercicio de un derecho constitucional, como es la posibilidad de que los ciudadanos puedan revocar a cualquier mandato o titular de una determinada institución u autoridad pública electa".

A su entender, la maniobra del organismo electoral busca "desmotivar a los venezolanos, intimidarlos y naturalmente ganar algo de tiempo en la necesidad de que en un momento dado los tiempos le permitan al Gobierno distanciar la convocatoria del referendo, tratando de que se convoque el año que viene, con lo cual las posibilidades de cambiar al Poder Ejecutivo estarían fuera de discusión".

Cambios de última hora

Actual vicepresidente de la República, Aristóbulo istúriz

Rivas de Leone explica que esto se debe a que si el referendo se convoca "después de la mitad del período, según la Constitución, automáticamente ejercería la presidencia el vicepresidente que esté gobernando, que en este caso es Aristóbulo Istúriz". Aunque, alerta que pudiera darse un cambio antes para nombrar como vicepresidente "a la que hoy funge como primera dama, Cilia Flores, o a algún diputado o ministro del Gobierno".

Sobre esto, el politólogo destaca que es casi imposible adivinar mediante un análisis quién podría ser un posible sustituto de Istúriz en caso de que el sector que se aferra en el poder venezolano realmente esté planificando llevar a cabo esta maniobra, debido a que hay "evidentes" confrontaciones en el seno del chavismo que implican diferencias "muy marcadas entre el sector civil y el militar". "En ese ajedrez que se puede calificar de perverso uno no tiene todavía muy visualizado hacia dónde pudieran ir los tiros", admite el experto.

Referendo como válvula de escape para la tensión social

Protestas en Caracas por la crisis generalizada en Venezuela

Tanto Rivas de Leone, como Ramírez, concuerdan en que el referendo revocatorio fungiría como una válvula de escape para la tensión social que ha generado la crisis global en la que está sumergida Venezuela, entre las que se encuentran la inflación, la escasez, la inseguridad y las constantes irregularidades de los sistemas eléctricos e hídricos.

Rivas de Leones puntualiza que "la situación de Venezuela es insostenible y no hay manera de que el Gobierno pueda sostenerse en un clima de gobernabilidad por la crisis generalizada e inédita. Porque si bien es cierto que la nación siempre ha dependido del petróleo y cuando este ha caído ha habido turbulencias en el país, nunca tuvimos una independencia tan alta de las importaciones, ni una caída tan drástica de las reservas líquidas, así como tampoco tuvimos unos niveles de malestar como los actuales, que se ve hasta distante la convocatoria del referendo revocatorio y, no se puede descartar en la situación que está registrando Venezuela en la actualidad, la posibilidad de un estallido social, que puede estar a la vuelta de la esquina".

Por estos motivos, el especialista Oswaldo Ramírez señala que "habría que ver si el chavismo que quiere sobrevivir posterior a Nicolás Maduro está dispuesto a que se genere esa válvula para quitar presión al sistema, llamado referendo revocatorio. Porque efectivamente la crisis y el hambre han ido aumentando en velocidad y lamentablemente todos los indicadores de crisis social y estructural continúan subiendo y, efectivamente, lo único que puede frenar esto es un revocatorio".

¿Qué opinas?

Loading...

Lo más visto

Clasificados

Ultimos articulos del autor

Noticias relacionadas

Lo más visto